PuntoLab Audición
RESERVA UNA CITA

¿Qué son los acúfenos o tinnitus y por qué se desencadenan?

¿Qué son los acúfenos o tinnitus y por qué se desencadenan?

Hoy hablaremos sobre el acúfeno. En primer lugar, diremos que los acúfenos no son una enfermedad, sino un síntoma relacionado con el sistema auditivo.

Podemos definir los acúfenos como un zumbido o un pitido que se escucha en uno o ambos oídos, pero que no provienen de una fuente sonora externa. La intensidad y el tono pueden variar y ser más o menos intensos, agudos o graves; aunque lo más común, son los acúfenos agudos.

Las personas con acúfenos continuos suelen ser más sensibles a los ruidos externos. En ocasiones, también pueden sincronizarse con los latidos del corazón y ocurrir de manera intermitente o persistente. En estos casos, pueden causar trastornos del sueño, dificultad para concentrarse, ansiedad e incluso depresión. Si este es tu caso, consulta al otorrino para que lo valore.

El tinnitus es un síntoma relativamente común y que casi todos hemos experimentado en algún momento de nuestra vida, especialmente cuando hemos estado expuestos a ruidos muy fuertes, como conciertos, petardos, etc. 

En la mayoría de los casos, suele durar, como mucho, unas horas; sin embargo, algunas personas los padecen de manera continua durante largos periodos, incluso, en algunos casos, de por vida.

La cuestión está en que el acúfeno puede tener diferentes causas y también cambios de intensidad. A veces ocurre cuando existe un envejecimiento prematuro del oído, lo que provoca el empeoramiento de la función coclear. En estos casos, el ruido suele ser constante, aunque no siempre es así. Es normal que la intensidad fluctúe, que unos días sea más alta y otros, casi imperceptible.

Al ser un trastorno con orígenes tan variados, es complicado establecer una cura. En los casos de lesión auditiva o neurológica, se pueden utilizar terapias paliativas a base de música suave para ayudar con la relajación.

Hay veces que esto no funciona y la persona tiene que acostumbrarse a convivir con el acúfeno y autoeducarse para dejar de prestarle atención; de ahí que las técnicas de relajación (sobre todo en casos de acúfenos inducidos por estrés) puedan resultar útiles. Si el acúfeno viene producido por una infección auditiva, puede ser útil tomar antiinflamatorios; pero si el ruido es constante, no se recomienda este tratamiento debido al abuso del fármaco y su ineficacia. 

En resumen, aunque el acúfeno permanente a veces desaparece por sí solo, no existe una cura en el verdadero sentido de la palabra. Por tanto, quien lo padece debe tratar de vivir con el zumbido de la mejor manera posible y probablemente someterse a una terapia de habituación.

Si el tinnitus es causado por una pérdida de audición, un audífono sí puede ayudarte.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que el acúfeno no es constante y su intensidad varía a lo largo del día. Por lo general, es más débil por la mañana y se intensifica a lo largo del día.  

Los cambios en la intensidad del acúfeno pueden explicarse por diversos motivos, como la exposición a ruidos fuertes, la acumulación de cera en los oídos, las infecciones de oído, el uso de ciertos medicamentos, etc. Si crees que el acúfeno se dispara por alguna de estas razones, te proponemos lo siguiente:

  • Ruidos: evitar los ruidos fuertes. En ambientes ruidosos, utiliza tapones para los oídos u otro tipo de protección auditiva.
  • Acumulación de cerumen: el cerumen suele desprenderse por sí solo; pero, si no lo hace y bloquea el oído, pon 2-3 gotas de aceite de oliva o de almendras en el oído dos veces al día durante una semana. Si el problema persiste, consulta al otorrino para una valoración.
  • Infecciones de oído: las infecciones de oído suelen acompañar a un resfriado común o a una infección sinusal. Si sospechas que tienes una infección de oído, acude al otorrino.
  • Fumar: fumar puede estrechar los vasos sanguíneos que suministran oxígeno a las células del oído y disparar el acúfeno. Intenta dejar de fumar o reduce el número de cigarrillos.
  • Antidepresivos y otros medicamentos: algunos estudios recientes sugieren que ciertos antidepresivos pueden empeorar el acúfeno. Hazle saber a tu médico que tienes acúfenos y lee siempre las contraindicaciones y los efectos secundarios de los prospectos.

Puntolab, tu centro de audición con un punto diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

¿Te imaginas vivir sin música? La música es una parte esencial de nuestra vida. Nos acompaña en los momentos más importantes, nos …

La pérdida auditiva puede ser una experiencia muy frustrante para quienes la padecen. Vivir en un mundo donde el sonido no es …

Para muchos de nosotros, la Navidad es sinónimo de amigos, reuniones familiares o diversión. Sin embargo, muchas personas juntas y conversaciones cruzadas …

CONTACTO
Reserva tu cita con nosotros
Por favor, activa JavaScript en tu navegador para completar este formulario.
RGPD